10 Cosas que tienes que saber si tienes un vecino moroso

Tener un vecino moroso es un problema muy común actualmente, que se vuelve más peligroso cuanto más pequeña es la comunidad. Aquí os señalamos las 10 cosas más importantes a tener en cuenta si tenéis vecinos que no pagan las cuotas de la comunidad. Si desean asesoramiento personalizado acerca de la situación de un vecino moroso y de la viabilidad de una posible demanda, les ofrecemos asesoramiento gratuito.

1. El obligado al pago de las cuotas de la comunidad siempre va a ser el propietario de la casa, con independencia de que esta se encuentre alquilada.

2. Para que se pueda reclamar las cuotas y gastos a un propietario, es muy conveniente que la comunidad se encuentre constituida legalmente. Por otro lado, estos gastos deben estar aprobados en las actas de las juntas de propietarios, siempre que las juntas se hayan convocado de manera adecuada.

3. No se debe publicar el listado de morosos en el tablón de la comunidad de propietarios. La agencia de protección de datos ya ha sancionado a varias comunidades por publicar en el tablón de anuncios la relación de aquellos vecinos que adeudaban cuotas a la comunidad sin su consentimiento.

4. En caso de venta de la vivienda, la Ley de Propiedad Horizontal establece que si existen cuotas sin abonar, el nuevo propietario deberá abonar las cuotas del año en el que se compra la vivienda y las de los tres años inmediatamente anteriores, si se encuentran sin abonar.

5. Los gastos aprobados con pago aplazado, deberán ser abonados por el nuevo propietario, aunque su aprobación en junta se haya realizado anteriormente a la compra de la vivienda.

6. Cuando existe un vecino moroso, este podrá asistir a las reuniones de vecinos, pero no podrá votar, ni tampoco podrá impugnar los acuerdos tomados en la misma.

7. Si el vecino moroso en una entidad bancaria debe pagar sus cuotas como cualquier otro miembro de la comunidad.

8. A los vecinos que no abonan las cuotas de la comunidad no se les puede negar el acceso y uso de las instalaciones comunes, ya que estas medidas se pueden considerar como coacción que puede dar lugar a una reclamación judicial contra la comunidad.

9. Para reclamar el pago de las cuotas a un propietario debemos comenzar con una reclamación amistosa, pudiendo pasado un tiempo interponer un procedimiento monitorio ante el juzgado, si el propietario no abona las cantidades adeudadas.

10. En el procedimiento monitorios se pueden reclamar todas aquellas cuotas que debe el propietario, así como los gastos de reclamación que se hayan ocasionado (burofax, abogado, procurador, etc).

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: